Canva: diseño para dummies

Si lo vuestro no es el diseño, pero de vez en cuando, necesitáis hacer alguna que otra imagen bonita para el blog o las redes sociales, este post os interesa. Hoy hablamos de Canva, una herramienta gratuita y muy sencilla de usar, que os puede sacar de un aprieto en un abrir y cerrar de ojos.

Para utilizar Canva sCaptura de pantalla 2015-03-17 a las 17.18.46olo necesitáis registraros en la página web o entrar a ella mediante vuestra cuenta de Facebook o Google. Una vez accedáis, el primer paso será crear vuestro lienzo con las medidas que necesitéis. No obstante, la herramienta permite elegir entre algunas dimensiones predeterminadas, que os pueden ayudar a ahorrar tiempo, como por ejemplo las de la portada de Facebook y Twitter, los posts para Instagram, Pinterest, etc.

Después, podemos optar entre un sinfín de imágenes, tipos de fuentes, iconos y fondos. Es recomendable que, para facilitar la selección, introduzcamos en el buscador alguna palabra clave (en inglés) de lo que estamos buscando. De lo contrario, es posible que pasemos horas muertas jugando con la herramienta y midiendo sus posibilidades. Hay que tener en cuenta que, la mayor parte de las plantillas son completamente modificables.

Cuando hayamos terminado con nuestro diseño podemos descargarlo como imagen o PDF. Además, la plataforma da la posibilidad de compartirlo en redes sociales e incluso en el propio Canva. Así puede servir de inspiración a otros usuarios.

La mayoría de los diseños son gratuitos y, cuando no, la aportación económica es muy baja. Por eso, Canva es muy cómodo para bloggers y community managers que necesiten crear elementos visuales rápidamente y sin apenas inversión económica. Eso sí, hay que tener en cuenta que el resultado de esta herramienta no es equivalente al trabajo de un diseñador. Hay que saber cómo y cuándo utilizarla. Por ejemplo, no es recomendable usarla para producir material impreso o para crear la imagen de una marca. Sí puede ser muy útil, sin embargo, para comunicaciones efímeras, como el blog o las redes sociales, siempre y cuando sepamos mantener la coherencia de nuestra marca.

 

5 tendencias del Content Marketing en 2015

Con el inicio de cada año, nos planteamos nuevas metas que nunca antes nos hemos propuesto o que, sinceramente, hemos apartado durante largos años con aquella temida frase de “El 1 de enero empiezo a…”. Y también lo hacemos en lo profesional. Precisamente, dentro del Content Marketing, hay que renovarse constantemente porque los hábitos y tendencias cambian muy a menudo. Dejando atrás 2014, un año en el que esta forma de marketing en Internet acabó por convertirse en una obligación para cualquier empresa, 2015 puede ser el año en el que la comunicación corporativa en Internet vuelva a cambiar significativamente, como varios analistas apuntan.

Uno de los análisis más sólidos es el de Rachel Foster, publicista y CEO de Fresh Perspective. En cinco breves puntos detalla las posibles tendencias que veremos durante este año y que podríamos resumir en un contenido más humanizado, un regreso a los newsletters en detrimento de las redes sociales y donde premiarán los textos bien escritos y trabajados. Pero, entremos en detalle:

Lo primero de todo será tener una estrategia definida y por escrito de los objetivos en cuanto al contenido y la comunicación. Es la pieza básica para poder pasar al siguiente punto, que es la tendencia a escribir un contenido dinámico y dirigido hacia las personas, no hacia puros consumidores. Será el momento de olvidarse del argot y establecer un mensaje comprensible para cualquier lector que visite un sitio web. Eso nos hará establecer una conexión más directa con el usuario, que podrá recomendarnos a través de foros, redes sociales y fidelizarse con el contenido que se vaya publicando.

Sin embargo, pese a que los usuarios hablen de nosotros en redes sociales, la comunicación corporativa presenta una tendencia de regreso al newsletter. Incluso medios digitales como The New York Times o Politico han recuperado esta forma de compartir contenido tras volcarse previamente en las redes. Según datos de Content Marketing Institute, del 84% de los comunicadores B2B que usa Facebook, solo un 32% lo considera efectivo. Mientras, los e-mails son entregados en un 90%, explican datos de Forrester Research. ¿Por qué no cambiar entonces?

Es más, otro de los expertos en Content Marketing, Neil Patel, invita a integrar el contenido con tu e-mail marketing y redes sociales al mismo tiempo. “El problema es que muchas veces estos departamentos no están conectados. Si se consigue crear una coherencia y uniformidad en el mensaje de ambas plataformas, la estrategia de marketing será mucho más efectiva”, apunta el cofundador de KISSmetrics and Crazy Egg.

Todo lo anterior tendrá un mayor éxito si los textos son originales y están bien cuidados. Rachel Foster lo define como “Writing like a boss” (Escribir como un jefe, en español). Cuanto mejor sea nuestro texto, más clientes potenciales podremos atraer.

El tiempo ya ha empezado a correr en 2015 y varias de estas tendencias aquí descritas se dejaron ver tímidamente en 2014. Muchas acabarán por asentarse este curso, al igual que otras acabarán reformulándose. Lo importante al final será saber llevar una eficiente estrategia bajo cualquier circunstancia.

4 diferencias básicas sobre Twitter y Facebook

Es habitual pensar que el mensaje que colgamos en Twitter y en Facebook tiene que ser el mismo. Algunas estrategias de Community Management caen en este error y acaban por hundir la eficacia de una publicación en al menos una de las dos redes sociales. ¿Quién no ha visto ese mensaje en Twitter que dice: He publicado una foto en Facebook: fb.com/link? Es lo que sucede al rebotar contenido de una red social a otra a través de gestores de redes sociales o dándole simplemente al botón de “Compartir” sin una elaboración previa del mensaje. Sin embargo, estas dos maneras de promocionar contenido evitarán que nuestro mensaje quede en el anonimato virtual si hacemos un pequeño esfuerzo.

Lo primero que hay que tener claro es que Twitter y Facebook no son lo mismo. En el fondo, no queremos que lean el mensaje inicial, sino que hagan ‘click’ y lean el contenido. Pensar en dos estrategias distintas a la hora de titular un post en Facebook y un tweet sobre la misma noticia es un buen comienzo para gestionar esta lista de consejos básicos:

  • Lo de Facebook se recicla; lo de Twitter, no tanto: es casi como una ley no escrita del Community Manager y viene a decir algo así como: “No publiques todo lo de Twitter en Facebook, pero sí todo lo de Facebook en Twitter”. Es una regla básica que ayuda a la hora de organizar la actividad en redes sociales. Por la corta vida de los mensajes en Twitter, es necesario nutrirlo de contenido continuamente. Pero no así en Facebook, ya que las publicaciones tardan más tiempo en leer leídas y no son sobrepasadas con tanta rapidez por otras, como sucede en Twitter.
  • Tweets con vida efímera: enlazando con el punto anterior, la vida de las publicaciones en cada red social también es distinta. Un tweet se puede perder en la inmensidad en cuestión de minutos más fácilmente que un post en Facebook. Mientras en Facebook una empresa puede publicar dos noticias diarias, en Twitter serían necesarias tres, como mínimo.
  • Facebook, más selecto: al publicar menos que en Twitter, Facebook puede servir también como una herramienta donde solo se publique el contenido más relevante del día entre todo un montón de noticias. Es la fórmula perfecta de buena selección de contenido + mensaje atractivo y elaborado. Es una idea que se utiliza cada vez más en los periódicos digitales, por ejemplo. Cuando en Twitter se vuelcan todos los contenidos diarios de la web, en Facebook se suben aquellos más noticiosos o polémicos.
  • Hashtags vs. el poder de la fotografía: son dos ligas distintas y cada una tiene su propio terreno de juego. En Facebook, los #hashtags funcionan igual que en Twitter, pero en su versión más caótica donde se mezclan las publicaciones de personas, grupos y páginas . Ahí no puede competir. No obstante, la cosa cambia cuando se habla de fotografía, uno de los grandes recursos en Facebook. Se podría decir que un post sin foto es igual a nada, como también lo es publicar un tweet a secas. Así pues, al igual que los hashtags aumentan la repercusión de un tweet, lo mismo harán las fotos insertadas en una publicación.

Sobre esta base, el universo de las redes sociales es interminable. 4 consejos como estos ayudarán a cualquier nuevo Community Manager a tomar un buen punto de partida básico en su estrategia de comunicación. A partir de ahí, se podrán tomar infinitas vías para una promoción de los contenidos más especializada y directa hacia los seguidores. Porque muchas estrategias son buenas, pero ninguna es todavía perfecta.